La historia de una canción: Baker Street (Gerry Rafferty, 1978)

Baker Street estaba incluida en el disco titulado City to city de 1978. Permaneció seis semanas en el segundo lugar de la prestigiosa lista Billboard y vendió más de cuatro millones de copias. Sin duda, fue la obra magna de Gerry Rafferty, un escocés que se dio a conocer junto a Joe Egan -otro habitual de nuestro programa- en el grupo Stealers Wheel, formado por ambos en 1972. La de esta noche es, junto a “Stuck in the middle with you”, de su etapa junto a Egan, su canción más conocida. Tiene dos versiones, una de ellas más larga (la original) de seis minutos de duración, y el single lanzado en Estados Unidos, más acelerado y de menor duración, ajustado a la radio comercial.

Se trata de una canción totalmente inconfundible, desde el momento en que se escucha el saxofón interpretado por el también escocés Raphael Ravenscroft, saxofonista de músicos de primera línea como Pink Floyd, Marvin Gaye, Chris Rea o America y creador de la primera polémica relacionada con esta canción. Según las malas lenguas, la canción inicialmente compuesta por Rafferty no pasaba de una simple composición, una de tantas, a la que Ravenscroft dio el toque maestro con su interpretación. Gerry Rafferty nunca aceptó tal versión, arguyendo que el riff de saxo era suyo. Según parece, su remuneración por tan mítica interpretación fue un cheque de 27 libras, que incluso le costó cobrar.

Y en cuanto al argumento, sin dejarlo totalmente claro, subyace cierta autobiografía en una letra que habla de volver a empezar, de retomar el buen camino. Los de Rafferty son versos que le sirven para expiar fantasmas de la infancia (fue hijo de un alcohólico violento) y de su etapa profesional inmediatamente anterior, en la que, por problemas judiciales tras la separación de Stealers Wheel, no había publicado ningún trabajo nuevo durante tres años.

Un dato que contrasta con la cantidad de dinero generada en royalties por esta canción es absolutamente monumental. Según informó The Telegraph, rondaba los 80.000 euros por año a fecha del fallecimiento de Rafferty, producido en 2011 cuando contaba 63 años de edad.

Por cierto, el personaje de Sherlock Holmes residía, según las novelas de Sir Arthur Conan Doyle, en Baker Street.

Escúchala esta noche en Déjate Inspirar (Capital Radio)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s