Mes: junio 2014

La historia de una canción: For what it’s worth – Buffalo Springfield (1967)

Buffalo Springfield hacían country y folk. Pero también rock. Y son recordados fundamentalmente por esta canción, “For what it’s worth”, y por haber sido la formación en la que calentaron motores auténticos totems de la música posterior como Neil Young.

Comenzaron en la primavera de 1966 y apenas permanecieron juntos, entre no pocas polémicas por el liderazgo y la lucha de egos, hasta un par de años más tarde. Fue tiempo suficiente para pasar a la historia de la música contemporánea. Se llamaron así sin sesudas reflexiones, tomando el nombre de una apisonadora rotulada con la expresión “Buffalo Springfield”. Mientras definían la que sería su formación final, tocaban en una sala de Los Ángeles, donde fueron descubiertos por los productores de Sonny y Cher. Después llegaría su primer contrato serio con una discográfica y, en total, tres discos. A saber: “Buffalo Springfield” de 1966, “Buffalo Springfield Again” de 1967, y “Last time around”, que sería su último disco, de 1968. Después llegarían, paulatinamente, formaciones de mayor calado como Crosby, Stills, Nash and Young (formado por componentes de bandas como The Hollies o The Byrds).

El éxito de la canción que oimos esta noche en Déjate Inspirar no tarda en llegar. Sucede en octubre de 1966 y pronto se alza en canción protesta. Su cadencia es templada pero su temática , aunque simple, es grave: la letra está inspirada en los acontecimientos violentos ocurridos tras una manifestación en Los Ángeles, disuelta por la policía. El ambiente pacifista de la época y el rechazo a la Guerra de Vietnam hicieron el resto.

Escúchala esta noche en Déjate Inspirar (Capital Radio)

La historia de una canción: Amore grande, amore libero (Il guardiano del faro, 1975)

Il guardiano del faro es el seudónimo de Federico Monti Arduini, conocido también como Arfemo (acróstico formado por su nombre y apellidos que emplea en su faceta de compositor para otros intérpretes) Nacido en Milán en 1940, dedica su vida a la producción musical y a su labor como intérprete.

Monti compuso y grabó la canción instrumental que presentamos esta noche, y que fue la que más repercusión tuvo en España de todo su repertorio: “Amore grande, amore libero”, que es también la banda sonora de la película del mismo nombre dirigida en 1975 por Luigi Perelli y estrenada en abril del año siguiente.

Aunque debutó a comienzos de los años 60, fueron los 70 y 80 sus décadas álgidas. Bajo el seudónimo de Il guardiano del faro, inauguró una etapa protagonizada por la utilización del sintetizador Moog, un artilugio electrónico muy en boga aquellos años, del que ya hemos hablado anteriormente en Déjate Inspirar.

Hay un buen puñado de versiones de esta balada melódica e instrumental, y las hay para todos los gustos. Desde la orquestal y elegante (aunque menos onírica que la original) de Paul Mauriat, pasando por la de Johnny Sax, la del desaparecido cantante español Jacobo, o la de Alex Silvanni:

Mención aparte merece la versión de Gigi D’Agostino, pasada por un tamiz techno facilón que la desprovee de su encanto y la convierte en un simple “temazo”

Escúchala esta noche en Déjate Inspirar (Capital Radio)

 

 

La historia de una canción: Oh Lord, why Lord (Pop Tops, 1968)

Esta noche escuchamos en la Historia de una canción el primer éxito internacional que tuvieron los Pop Tops en su carrera. El grupo, formado en Madrid en 1967 con Phil Trim a la cabeza, utilizó la base del famoso Canon de Johann Pachelbel para componer una de sus canciones más recordadas. Un tema que alcanzó la parte alta de la lista de ventas en España y que se vendió con similar éxito en veinte países más.

“Oh Lord, why Lord” es la mezcla perfecta entre el gospel y el pop barroco, ese que tanto nos gusta escuchar en Déjate Inspirar. Una de sus primeras incursiones en este sonido fue la versión en castellano que interpretaron en 1967 de “A whiter shade of pale” (Con su blanca palidez) El argumento de esta canción critica el racismo y hace un alegato constructivo a favor de la igualdad independientemente del color de la piel.

portadalord

La cara B de este single fue una versión de Beyond the sea (el clásico que popularizó Charles Trénet bajo el título La Mer, que también puedes oir en nuestro programa) aunque Oh Lord, why Lord volvió a ser grabada en 1971, como acompañamiento de “Mamy Blue“, otra de sus canciones de cabecera. En su formación inicial participaron el propio Phil Trim, nacido en Trinidad y Tobago, junto a José Lipiani, Alberto Vega, Ignacio Pérez, Julián Luis Angulo, Enrique Gómez y Ray Gómez. Alfonso Arteseros, conocido actualmente por su labor como documentalista, también formó parte de Pop Tops en una de las etapas del grupo.

La canción forma parte de alguna que otra banda sonora, utilizada como referente de nostalgia y tiempo pasado. La película de José Luis Garci “Volver a empezar” (1981) incluye una versión prácticamente completa de la canción en una de las secuencias finales del regreso del protagonista a California, y la serie “Cuéntame Cómo Pasó” la utiliza en la conclusión de su segundo episodio (2001), el que se recuerda la primera comunión de Carlos Alcántara.

Interesante artículo, por cierto, el que publicó en El País Diego Manrique hace ahora un par de años sobre la última ocupación de un mito de la música de este país, Phil Trim, que en aquél momento trabajaba como conserje en un centro comercial de La Moraleja, en Madrid.

Escucha “Oh Lord, why Lord” esta noche en Déjate Inspirar (Capital Radio)

 

La historia de una canción: “Aquella canción de Roxy” (La Mode, 1982)

Esta noche en Déjate Inspirar recordamos la historia del grupo La Mode a través de una de las canciones que más suenan en nuestro programa: “Aquella canción de Roxy”.

ladmode

La Mode agrupó a Mario Gil, Antonio Zancajo y Fernando Márquez. Éste último, “El Zurdo”, ya tenía en ese momento historial suficiente como para llenar media enciclopedia de la Movida. Antes de ser vocalista del grupo, pasó por Paraíso (creadores de “Para tí”) y por Kaka de Luxe. Era la época del Rock-Ola, un auténtico mito entre las salas de Madrid, templo de la Movida Madrileña situado en el número 5 de la calle Padre Xifré, donde actuaron ocasionalmente hasta su debut. La Mode se presentó oficialmente en sociedad a finales de 1981 en la Escuela de Caminos de Madrid.

Tras la publicación de su primer EP, lanzan “El Eterno Femenino” en 1982, uno de los mejores discos de la época, donde ya estaban incluidas la canción que recordamos hoy, junto a “Enfermera de noche” y otro de sus estandartes: “Las chicas de la Inter”, que homenajeaba a las locutoras de Radio Intercontinental (una de cuyas integrantes -lo que es la vida- era la mediática Ana Rosa Quintana). Antes de su disolución en 1986, publicaron su último disco, “La Evolución de las costumbres”, y entre otras hazañas, compusieron la sintonía del espacio de Televisión Española “Caja de Ritmos”, presentado por Carlos Tena, y en el que Las Vulpess soliviantaron al país entero con su “Me gusta ser una zorra” en abril del 83.

“Aquella canción de Roxy”, además de su literal alusión al grupo de Bryan Ferry, bebe de la inspiración de unos tempranos Roxy Music. Su sonido es 100% electropop, puros años ochenta condensados en casi seis minutos de canción y hoy, aunque no ha envejecido demasiado bien, sigue siendo un placer escuchar la historia de aquél  amor fugaz que según la letra “fue lo que fue”. Tan fugaz como una madrugada de amor intenso en un coche.

Antonio Zancajo tiene una canal en Youtube donde ha publicado entre otras delicias de La Mode, este vídeo que muestra la última vez que la formación original interpretó en directo “Aquella canción de Roxy”:

Escúchala esta noche en Déjate Inspirar.

 

 

La historia de una canción: I got you babe (Sonny y Cher, 1965)

“Dicen que somos jóvenes, y no sabemos / y no tendremos ni idea hasta que crezcamos / bueno, no sé por qué eso es así / porque me tienes y te tengo”

Así comienza I got you babe, la famosa canción de Cher y Sonny Bono, cuyo título en castellano es literalmente “Te tengo”. Al escucharla, mucha gente se acuerda de las flores en el pelo, el “haz el amor y no la guerra”, el ambiente hippy y las largas melenas. Es más, en la propia canción se hace una mención al cabello largo tan de moda en 1965, año de publicación de esta canción. Sin embargo, no había en su mensaje ninguna alusión clara al antibelicismo. Simplemente pertenece al imaginario colectivo de la época, que destilaba contracultura y pacifismo por los cuatro costados.

I_got_you_babe

La letra de esta canción fue escrita por Sonny Bono, fallecido en 1998, diputado republicano en el Congreso de los Estados Unidos en la última etapa de su vida e icono (aunque a él mismo le pesara) del hippismo sesentero al otro lado del charco. Salvatore Bono, que así se llamaba, era compañero de batalla del controvertido Phil Spector, quien, independientemente de su historial (hoy día cumple condena por homicidio), fue un maestro de la producción musical. Bono comenzó a ser conocido tras el lanzamiento de Needles and pins, escrita por él e interpretada por The Searchers. Un año antes de la aparición de I got you babe, se casó con Cher, que por entonces trabajaba como corista para Spector. Formaron el dúo “Sonny y Cher”. El resto ya es historia. Cher emprendió una exitosa carrera como cantante y actriz y Bono continuó en la música, hizo sus pinitos en la televisión y finalmente como decimos, se dedicó a la política.

I got you babe supuso el debut del dúo. Una canción a la que es fácil colocar la etiqueta de “pop barroco” o folk. Actualmente ocupa el número 444 en la lista de las 500 mejores canciones de la historia según la revista Rolling Stone.

Escúchala esta noche en Déjate Inspirar (Capital Radio)

 

 

La historia de una canción: 98.6 (Keith, 1966)

98.6 son los grados Fahrenheit aproximados de un cuerpo humano sano. 98.6 es también el título de una novela. 98.6 puede ser por supuesto una frecuencia de radio. Y esta noche en Déjate Inspirar, 98.6 es el título de la canción cuya historia te contamos ahora.

Anthony Powers escribió la letra y George Fischoff compuso la música de una canción que popularizó Keith, el cantante estadounidense, a quien escuchamos esta noche. Keith debutó precisamente con esta canción en Mercury Records, contando una historia sencilla y alegre, rayana en lo fisiológico, la de una persona que siente cómo todos a su alrededor sonríen y cómo el sol calienta (y en cierto modo le hace recuperar su “temperatura”) cuando ella aparece en su vida. Los coros fueron interpretados por el grupo vocal The Tokens.

98.6 vendió un millón de copias en todo el mundo, y supuso un éxito no del todo inesperado para Barry James Keefer (nombre completo de Keith). El cantante contaba en una entrevista hace no muchos años que sí esperaba triunfar con esta canción, a pesar de lo estrambótico que le resultó haber grabado una canción relativa a la temperatura del cuerpo. Dicen las buenas (o fantasiosas) lenguas que John Lennon estaba encantado con esta canción, y así se lo hizo saber a Keith.

keith-ninet

La canción tuvo varias versiones, entre ellas la de The Bystanders, editada prácticamente a la vez, y que rivalizaba con la original en las listas y la versión de Lesley Gore, respectivamente. En castellano, el mexicano Enrique Guzmán interpretó una versión posterior a la de Los Ángeles, con traducción diferente a la de los granadinos. El grupo de Poncho González, Los Ángeles, interpretó la canción con su inigualable capacidad para las armonías vocales a finales de los sesenta. Éste fue el primer gran éxito para una banda de la que hemos hablado en el programa en otras ocasiones, y cuyo repertorio de su primera etapa se basaba, fundamentalmente, en versiones de canciones anglosajonas, llegando al punto de eclipsar las foráneas en territorio nacional. Pegadiza y bien arreglada, mejoró notablemente la original de Keith.

Escúchala esta noche en Déjate Inspirar.