historia

La historia de una canción: 50 aniversario de Yesterday (The Beatles)

Los informativos se han hecho eco esta semana de un aniversario musical, el de los 50 años de Yesterday. Para conmemorar el medio siglo de vida de una de las más conocidas composiciones de los Beatles, contamos hoy su historia a través de un buen puñado de curiosidades. Yesterday, grabada en Abbey Road los días 14 y 17 de junio de 1965, quedó concluida en apenas dos tomas, y mezclada a continuación entre el 17 y 18 de junio de aquél año. Beatles-singles-yesterdayLa letra original de la canción, escrita por McCartney, se encuentra expuesta en la British Library de Londres, y es tan concisa como la propia canción, cuya duración es de apenas 2 minutos.

Parece ser que la melodía surgió fruto de un sueño de McCartney, que corrió a escribirla nada más despertar, temiendo olvidarla y preocupado por la posibilidad de haber soñado una canción ya existente. Por si acaso, mostró los acordes a sus compañeros y afortunadamente ninguno la había escuchado antes. Una vez tranquilo y seguro en su autoría empezó a dotarla de letra. Y comenzó colocando unas estrofas que no tenían absolutamente nada que ver con la composición final. Quedó como sigue:

 “Scrambled eggs

Oh my baby how I love your legs”

O lo que es lo mismo: “huevos revueltos, oh nena cómo me gustan tus piernas”. Y así se quedó durante semanas. Los Beatles estaban rodando por entonces la película “Help!” y hasta que ésta no finalizó, Paul no pudo concluir la melodía. Le daba vueltas entre rodaje y rodaje pero no quedó finalizada hasta que ya en periodo de descanso, durante un viaje a Portugal, dio con el título y la letra definitivos. Después de alumbrarla, la banda no quiso o no supo arreglarla y George Martin, el productor, tuvo una idea innovadora para la época: grabarla con apenas una guitarra y un leve acompañamiento de cuerdas. Voz y guitarra el 14 de junio, y la sección de cuerdas, el 17 de aquél mes. Es por ello que esta semana se cumplen las cinco décadas de una canción que ha entrado en el libro Guinness por la ingente cantidad de versiones que tiene (más de 1.600), que es el tema británico más pinchado en la historia de la radiodifusión norteamericana (y uno de los más radiados del mundo), que alcanzó el número 1 en Estados Unidos, que durante el siglo XX se interpretó más de siete millones de veces, y que a pesar de todo, no tuvo un estreno oficial destacado en Gran Bretaña porque Los Beatles creían que iba a terminar con su imagen rockera y contundente.

Aquí puedes verla interpretada en directo por la banda en Alemania:

Escúchala esta noche en Déjate Inspirar (Capital Radio)

Anuncios

Demis Roussos: la voz cálida de la música griega (We shall dance, 1971)

Demis Roussos murió a los 68 años en Atenas, en la madrugada del sábado 24 de enero de 2015. Su familia pospuso el anuncio de su fallecimiento para evitar hacerla coincidir con la jornada electoral en Grecia, país natal del artista. Su hija Emily fue la encargada de comunicar la noticia al periódico Le Figaro, lo que provocó desde el primer momento la aparición de miles de condolencias en redes sociales debido a la popularidad internacional del artista.

Artemios Venturis Demis Roussos, nacido en Alejandría, Egipto, en 1946, ha construido una extensa carrera cimentada en la música melódica. Con su particular voz, aguda, aterciopelada y vibrante, comenzó a hacer pinitos en la música cuando contaba con apenas 17 años, primero en el grupo The Idols, posteriormente en We Five, y después, ya como trampolín de su carrera, en el conjunto Aphrodite’s Child, donde además de poner voz a las canciones, tocaba el bajo. En ese grupo también militó Vangelis, genio del New Age que tiempo después reclamó a Roussos para participar en la banda sonora de la mítica película Blade Runner. Hasta 2009, año de publicación de su último disco, logró superar la cifra de los 60 millones de LPs vendidos con su mezcla de pop ligero y folklore griego.

demisr

En España irrumpió con fuerza a comienzos de los 80 con la edición en castellano de varios de sus éxitos. En todo el mundo, consiguió popularizar decenas de canciones como “Goodbye my love, goodbye” o “Forever and ever”. Quizá la más conocida de todas fue “Velvet Mornings”, con ese pegadizo estribillo (triki triki mon amour) objeto también de innumerables parodias. Y es que su propia imagen se prestaba a ello. Sus túnicas de colores y su melena, su manera de salir al escenario caracterizado de él mismo, serán siempre recordadas.

Esta noche en Déjate Inspirar, escuchamos su primera canción en solitario, publicada en el año 1971, y que lleva por título “We shall dance” (Deberíamos bailar)

 

También puedes escuchar una versión instrumental del tema, grabada por Fausto Papetti:

La historia de una canción: I’m only sleeping (The Beatles, 1966)

En 1966, The Beatles publican el álbum Revolver. Un álbum de gran éxito, en el apogeo de su carrera, y con una marcada influencia alucinógena. Parece que la totalidad de la carrera de los británicos estuviese impregnada de sustancias inspiradoras, y no es así. Pero está claro que en los loops, deceleraciones, aceleraciones y experimentaciones de Revolver se les nota. Y mucho.

Uno de los cortes de este disco es I’m only sleeping. Una letra típica de John Lennon, en la que redunda en el tema del sueño, como sucede también en el White Album con “I’m so tired”. La célebre estampa de Yoko Ono y él en su Bed Peace, metidos en la cama, no es por casualidad. La voz de Lennon suena floja e indolente, suena a lunes a las 6 de la mañana:

Alzo mi cabeza, sigo bostezando
Cuando estoy en medio de un sueño
me quedo en la cama, flotando en el aire

Por favor, no me levantes, no, no me sacudas
Déjame donde estoy – solo estoy durmiendo

Todos parecen pensar que soy un vago
No me interesa, pienso que estan locos
corriendo a todos lados a gran velocidad
Hasta que descubren que no hay necesidad

)
Mientras que los arreglos se decidieron mano a mano entre McCartney y Lennon en apenas una sesión, en total la canción se graba en nada menos que 13 tomas. Algo que para la época no solo es inusual, sino que resulta innecesario, gracias a la pericia y experiencia de las bandas de la época (hartas de bregar en escenarios) que llegan, graban y se van.

Paradójicamente, I’m only sleeping tiene fallos. Uno de ellos hacia el minuto 0’39, donde McCartney se equivoca casi imperceptiblemente con el bajo, y después, en el 0’58, los coros ni están, ni se les espera hasta pocos segundos después.

Los Beatles comienzan a grabarla a las 23:30 horas del 27 de abril de 1966 en el estudio 3 de Abbey Road. Se hacen once tomas de entrada y otras tres finales. Todo, a través de overdubs, que en traducción literal no es otra cosa que sobregrabar. Pese a los escasos precedentes de los sesenta, la grabación multipista no se integró del todo hasta la década siguiente. revolver contraEn 1966, como decimos, no era ni tan común ni tan sencillo de lograr este efecto en el que se graba un sonido sobre otro, de manera que a un mismo intérprete se le puede escuchar varias veces, o haciéndose los coros a sí mismo. El overdub de esta canción no solo afectó a las voces, sino a la instrumentación y también a la velocidad de la canción entera, lo que redundó en una voz principal más aguda de lo normal.

De hecho, el estudio de grabación siempre fue un laboratorio para los Beatles. En esta canción, Harrison se empeñó en introducir un solo de guitarra tocado al revés y reproducido “al derecho” que comienza en el minuto 1’35, de manera que al lanzarlo, encajase con toda la melodía. La anécdota: por primera vez en este disco, los Beatles pueden grabar con auriculares.

Escucha esta noche en Déjate Inspirar “I’m only sleeping”

A partir de las 22:15 CET en Capital Radio