The Beatles

La historia de una canción: A taste of honey (Herb Alpert, 1965)

Curiosamente, hasta la fecha no habíamos hablado en el blog de Déjate Inspirar de Herb Alpert, nacido Herbert Alpert Goldberg. Esta noche lo hacemos a propósito de su versión orquestal de “A taste of honey”, incluida en su disco “Whipped Cream & Other Delights”.

 

444px-Herb_Alpert_1966

Hagamos historia. “A taste of honey” fue compuesta por Ric Marlow y Bobby Scott en el año 60 para un musical de Broadway basado en la obra inglesa del mismo título. Se trataba de un tema instrumental que ganó un premio Grammy, algo que también sucedió con la versión de Herb Alpert de cuatro años después. Sin embargo, también es conocida la versión con letra, que interpretaron respectivamente, Lenny Welch, y después, los Beatles. Estos últimos en su álbum de debut de 1963 (Please Please Me).

Cover-Whipped-Cream-and-Other-Delights

Por su parte, Herb Alpert grabó una de las versiones más dinámicas y conocidas de la historia con su grupo “Herb Alpert and the Tijuana Brass”. Alpert, vocalista y trompetista, tiene actualmente 79 años. Se dedica a la pintura y a la escultura, y a sus espaldas tiene veintiocho discos en las listas Billboard, ocho Grammy, catorce discos de platino, quince discos de oro, y más de 70 millones de discos vendidos en todo el mundo.

El éxito de Tijuana Brass, su banda, fue el detonante para que se formaran otras bandas de similares características, y aunque la disolvió en los años setenta, gracias a su contribución a la música popular del siglo XX, cuenta con su propia estrella de la Fama en Hollywood.

Anuncios

La historia de una canción: I’m only sleeping (The Beatles, 1966)

En 1966, The Beatles publican el álbum Revolver. Un álbum de gran éxito, en el apogeo de su carrera, y con una marcada influencia alucinógena. Parece que la totalidad de la carrera de los británicos estuviese impregnada de sustancias inspiradoras, y no es así. Pero está claro que en los loops, deceleraciones, aceleraciones y experimentaciones de Revolver se les nota. Y mucho.

Uno de los cortes de este disco es I’m only sleeping. Una letra típica de John Lennon, en la que redunda en el tema del sueño, como sucede también en el White Album con “I’m so tired”. La célebre estampa de Yoko Ono y él en su Bed Peace, metidos en la cama, no es por casualidad. La voz de Lennon suena floja e indolente, suena a lunes a las 6 de la mañana:

Alzo mi cabeza, sigo bostezando
Cuando estoy en medio de un sueño
me quedo en la cama, flotando en el aire

Por favor, no me levantes, no, no me sacudas
Déjame donde estoy – solo estoy durmiendo

Todos parecen pensar que soy un vago
No me interesa, pienso que estan locos
corriendo a todos lados a gran velocidad
Hasta que descubren que no hay necesidad

)
Mientras que los arreglos se decidieron mano a mano entre McCartney y Lennon en apenas una sesión, en total la canción se graba en nada menos que 13 tomas. Algo que para la época no solo es inusual, sino que resulta innecesario, gracias a la pericia y experiencia de las bandas de la época (hartas de bregar en escenarios) que llegan, graban y se van.

Paradójicamente, I’m only sleeping tiene fallos. Uno de ellos hacia el minuto 0’39, donde McCartney se equivoca casi imperceptiblemente con el bajo, y después, en el 0’58, los coros ni están, ni se les espera hasta pocos segundos después.

Los Beatles comienzan a grabarla a las 23:30 horas del 27 de abril de 1966 en el estudio 3 de Abbey Road. Se hacen once tomas de entrada y otras tres finales. Todo, a través de overdubs, que en traducción literal no es otra cosa que sobregrabar. Pese a los escasos precedentes de los sesenta, la grabación multipista no se integró del todo hasta la década siguiente. revolver contraEn 1966, como decimos, no era ni tan común ni tan sencillo de lograr este efecto en el que se graba un sonido sobre otro, de manera que a un mismo intérprete se le puede escuchar varias veces, o haciéndose los coros a sí mismo. El overdub de esta canción no solo afectó a las voces, sino a la instrumentación y también a la velocidad de la canción entera, lo que redundó en una voz principal más aguda de lo normal.

De hecho, el estudio de grabación siempre fue un laboratorio para los Beatles. En esta canción, Harrison se empeñó en introducir un solo de guitarra tocado al revés y reproducido “al derecho” que comienza en el minuto 1’35, de manera que al lanzarlo, encajase con toda la melodía. La anécdota: por primera vez en este disco, los Beatles pueden grabar con auriculares.

Escucha esta noche en Déjate Inspirar “I’m only sleeping”

A partir de las 22:15 CET en Capital Radio