we shall dance

Demis Roussos: la voz cálida de la música griega (We shall dance, 1971)

Demis Roussos murió a los 68 años en Atenas, en la madrugada del sábado 24 de enero de 2015. Su familia pospuso el anuncio de su fallecimiento para evitar hacerla coincidir con la jornada electoral en Grecia, país natal del artista. Su hija Emily fue la encargada de comunicar la noticia al periódico Le Figaro, lo que provocó desde el primer momento la aparición de miles de condolencias en redes sociales debido a la popularidad internacional del artista.

Artemios Venturis Demis Roussos, nacido en Alejandría, Egipto, en 1946, ha construido una extensa carrera cimentada en la música melódica. Con su particular voz, aguda, aterciopelada y vibrante, comenzó a hacer pinitos en la música cuando contaba con apenas 17 años, primero en el grupo The Idols, posteriormente en We Five, y después, ya como trampolín de su carrera, en el conjunto Aphrodite’s Child, donde además de poner voz a las canciones, tocaba el bajo. En ese grupo también militó Vangelis, genio del New Age que tiempo después reclamó a Roussos para participar en la banda sonora de la mítica película Blade Runner. Hasta 2009, año de publicación de su último disco, logró superar la cifra de los 60 millones de LPs vendidos con su mezcla de pop ligero y folklore griego.

demisr

En España irrumpió con fuerza a comienzos de los 80 con la edición en castellano de varios de sus éxitos. En todo el mundo, consiguió popularizar decenas de canciones como “Goodbye my love, goodbye” o “Forever and ever”. Quizá la más conocida de todas fue “Velvet Mornings”, con ese pegadizo estribillo (triki triki mon amour) objeto también de innumerables parodias. Y es que su propia imagen se prestaba a ello. Sus túnicas de colores y su melena, su manera de salir al escenario caracterizado de él mismo, serán siempre recordadas.

Esta noche en Déjate Inspirar, escuchamos su primera canción en solitario, publicada en el año 1971, y que lleva por título “We shall dance” (Deberíamos bailar)

 

También puedes escuchar una versión instrumental del tema, grabada por Fausto Papetti: